martes, 29 de noviembre

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Opinión

La estrategia Leader en el periodo 2023-2027: "Un momento clave para el futuro de los grupos de acción local"

Por Nicasio Peláez Peláez. Máster Universitario experto en desarrollo rural y despoblación.

Imprimir noticia

En estos momentos, transcurridos más de 30 años de metodología Leader se habla  de la disponibilidad de los fondos que cada una de las comunidades autónomas tendrán en sus Programas de Desarrollo Rural (FEADER) ¿serán suficientes para impulsar las estrategias de desarrollo en cada uno de los territorios durante el período 2023-2027?.Si nos remontamos al año 1991 Leader nació en el seno de la Comisión Europea se trataba de una nueva e innovadora  iniciativa que tendría que dar respuesta al fracaso de las políticas tradicionales (de arriba abajo) ante los problemas del medio rural, se apostó por una metodología de trabajo que cambiará el sentido de la estrategia (de abajo a arriba) con la intención de revitalizar y valorizar el medio rural a partir de sus propios recursos y las decisiones de sus habitantes.

Leader, se presentó como un nuevo modelo de desarrollo endógeno, local, participativo, comunitario y sostenible que pone en el centro de la acción las estrategias territoriales de desarrollo con la participación de actores e interlocutores sociales y económicos de un determinado territorio; una nueva política europea cuya metodología en la acción se apoya en siete principios clave: enfoque ascendente, estrategia territorial de desarrollo, colaboración público-privada, actuaciones integradas y multisectoriales, innovación, cooperación y construcción de redes.

En la primera convocatoria en el año 1991 tan sólo 217 regiones europeas se acogieron a este tipo de ayudas ya en el período 2000-2006 gracias a los buenos resultados la metodología Leader se extendió hasta 2402 territorios rurales de los diferentes Estados Miembros, en la actualidad en la Unión Europea hay alrededor de 2800 grupos de acción local encargados de aplicar la metodología y que abarca el 61% de la población rural de la UE, sirva como ejemplo el modelo de consolidación español que en la actualidad cuenta con 252 Grupos de Desarrollo que actúan en un total de 6200 municipios y con un presupuesto inicial próximo a los 600 millones de euros para el período 2014-2020 (leader) y donde la ayuda para el desarrollo rural en el próximo período  por parte de la UE para España será de 5400 millones de euros, el quinto país de Europa tras Francia (7800), Italia (6700), Polonia (6300) y Alemania (5800).

La estrategia Leader para el período 2023-2027 tiene que adaptarse al nuevo Plan Estratégico de la Política Agraria Común (PEPAC) en el que se aglutinan las actuaciones del primer y del segundo pilar de la PAC, donde todas las medidas de desarrollo rural quedan incluidas dentro de la medida de cooperación del artículo 77 del reglamento y cuyas modificaciones más importantes que afectarían a los Grupos de Acción Local se sintetizarían en las siguientes:  mayor visibilidad para  los proyectos de más de 10.000 euros, la posibilidad de pagar y adelantar anticipos para todos los tipos de costes subvencionables, mayor libertad para los grupos de acción local a la hora de elegir el tipo de cooperación y sus socios, el tiempo para el diseño de las estrategias de desarrollo local participativo se reducen un año y donde Leader apoyará la estrategia de pueblos inteligentes “Smart Villages” desde la aprobación del PEPAC.

En diferentes territorios españoles en los dos últimos años se ha empezado a debatir sobre nuevos retos a conseguir en el próximo período 2023-2027, reflexiones sobre amenazas, debilidades y desde luego de poder conocer nuevas experiencias centradas en nuevas estrategias en el territorio capaces de realizar proyectos e iniciativas innovadoras que contribuyan al desarrollo de las zonas rurales, que no tiene que pasar necesariamente por ayudas a proyectos productivos, se trata de concebir nuevos indicadores basados en la dinamización social y económica en la prestación de servicios a la población donde los Grupos de Acción Local pueden ejecutar de manera directa sus “proyectos propios” en materia de formación, dinamización, promoción y desarrollo de actuaciones no productivas que mejoren las condiciones socioeconómica, medioambientales y culturales de las zonas rurales.

Tras muchas reuniones y debates por parte de los grupos focales para la mejora de la gestión y la articulación de Leader para el período 2021-2027, la mayoría de los GAL reclaman un programa más participativo y armonizado  de gestión con la implicación de las  autoridades nacionales y regionales donde las convocatorias de ayudas tendrían que ser abiertas eliminando el principio de concurrencia competitiva y evitando los “cuello de botella” en los diferentes procedimientos administrativos, simplificando los requisitos de las estrategias de desarrollo local y con ello aminorar las trabas burocráticas con una aplicación informática eficaz en el territorio capaz de garantizar la gestión ordinaria de los grupos de desarrollo, donde tendría que existir una unidad de coordinación capaz de armonizar normas y procedimientos  donde la cooperación debería ser obligatoria en la programación y aplicación en todas las estrategias  pudiéndose realizar actuaciones a nivel intraterritorial, interterritorial y transnacional.

En lo referente a las orientaciones de cara a la implementación y ejecución de Leader para el próximo período de programación, lo más relevante está relacionado con la necesidad de replantear la metodología Leader como si fuera una nueva palanca para llevar actuaciones integrales e innovadoras que fomenten la cooperación donde incluso se habla de concebir Leader como una iniciativa comunitaria que habría que sacar de los Programas de Desarrollo Rural donde habría un fondo específico para el enfoque territorial  que se podría complementar con las estrategias multifondo e instrumentos financieros que algunas comunidades españolas tales como Asturias y  Galicia ya han comunicado que van a utilizar y donde debe existir una verdadera cooperación rural-urbana basada en la cooperación y el trabajo en red complementadas por nuevas  estrategias de digitalización en el  medio rural necesarias para combatir la despoblación y con ello permitir a los territorios rurales abrirse a la innovación, la modernización de la gobernanza y la prestación de servicios básicos en el medio rural.

En definitiva, es necesario rediseñar Leader sin olvidar sus principios realizando un mayor esfuerzo en la simplificación y desregulación de la legislación donde los Grupos de Acción Local tienen que gozar de la total seguridad jurídica en la aplicación y desarrollo de las estrategias, quizás es el momento de hablar de la ampliación del margen de competencias de los profesionales de los grupos quienes han demostrado su compromiso, profesionalidad y capacidad de resolución en un contexto de estado de alarma y emergencia sanitaria como consecuencia de la pandemia y que han sabido adaptarse al impacto económico y social que ha dejando la pandemia a nivel global.