lunes, 26 de octubre

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Sanidad

Los nuevos etiquetados, impuestos a los azúcares, regulación de la publicidad y campañas de concienciación, claves de Consumo para reducir la obesidad en España

El Ministerio de Consumo avanza en su plan integral para fomentar la alimentación saludable. Tal y como avanzó el ministro de Consumo, Alberto Garzón, en su primera comparecencia en el Congreso de los Diputados, el Gobierno de España trabaja en cuatro ámbitos: etiquetado, fiscalidad, publicidad y formación e información a los consumidores. Con ello, Consumo pretende que la ciudadanía tome consciencia de que la buena alimentación es una cuestión de salud pública.

Imprimir noticia

Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Alimentación, el ministerio hace repaso del estado de cada una de las medidas que, durante estos meses se han anunciado. Desde Consumo se valora el "buen ritmo" al que avanzan los planes para reducir la obesidad en España y, especialmente, en los colectivos de mayor riesgo, como es el caso de los menores. Estos, presentan unas cifras "muy preocupantes" de obesidad, según remarcó Garzón en la reciente presentación del Estudio Aladino 2019. Los datos revelan que el problema del sobrepeso en menores se acrecienta de forma acuciante en aquellos niños y niñas de familias con rentas bajas.

Etiquetado de productos

La primera de las medidas del plan integral de Consumo es la redacción de un Real Decreto que desarrolle el sistema de etiquetado frontal de productos Nutri-Score en España.

En este momento, la medida se encuentra en elaboración y Consumo prevé presentar el Real Decreto en las próximas semanas para someterlo a información pública. La intención de Consumo es que el Consejo de Ministros lo apruebe a lo largo del primer semestre de 2021.

Con esta iniciativa, España se sumará a Francia, que ya tiene implementado el sistema, y a Bélgica y Alemania, que han anunciado a la Comisión Europea su deseo de ponerlo en marcha. Durante su comparecencia en el Senado en el mes de junio, Garzón explicó que este sistema de etiquetado frontal es voluntario para las empresas que decidan establecerlo, a falta de que la normativa europea decida sobre su obligatoriedad.

La decisión de implementarlo en España supondrá que el país forme parte del grupo, junto a Francia y Alemania, que lidera una posición en Europa favorable a establecer un sistema vinculante y accesible para todas las personas.

Publicidad de alimentos poco saludables

La segunda de las medidas, en relación con Nutri-Score, también avanza con el diálogo entre el Ministerio de Consumo y el sector de la industria alimentaria con el fin de reforzar el Código PAOS. Este sistema supone la actual autorregulación de las empresas en la publicidad de alimentos destinada a menores que Consumo quiere endurecer.

La intención del ministerio es prohibir la publicidad destinada a menores de aquellos productos alimentarios de baja calidad nutricional.

En la misma intervención ante el Senado, Garzón anunció esta medida, que cuenta con un "claro consenso" entre expertos y especialistas en nutrición "sobre el hecho de que el sistema de autorregulación actual no está funcionando adecuadamente porque la publicidad en alimentación infantil apenas tiene control".

Consumo desea que el diálogo siga avanzando con los sectores implicados para que la regulación de la publicidad se pueda realizar en próximos meses de forma que NutriScore y el refuerzo del Código PAOS vayan de la mano.

Fiscalidad

La tercera de las medidas del plan integral se basa en una reforma de la fiscalidad de la alimentación en España. El Gobierno lleva meses trabajando para poner en marcha medidas que desincentiven el consumo de azúcares y de otros alimentos de cierta nocividad para la salud.

Así, tal y como se comunicó ayer a la Comisión Europea, el Plan Presupuestario de España para 2021 recoge la intención del Gobierno de introducir medidas para fomentar hábitos más saludables. En concreto, se establece el incremento del tipo impositivo en el IVA a las bebidas con azúcares o edulcorantes añadidos.

Así, se elimina la aplicación del tipo reducido del IVA para bebidas refrescantes, zumos y gaseosas con azúcares o edulcorantes añadidos con lo que se persigue, por un lado, internalizar la externalidad negativa generada por el consumo de dichas bebidas. De otro lado, se pretende seguir las recomendaciones de numerosos organismos internacionales que recomiendan a España limitar la aplicación de tipos reducidos en el IVA.

El Gobierno estima que la introducción de esta medida conllevaría un incremento de la recaudación de 400 millones, 340 en el 2021 y el resto en el 2022.

Campañas de sensibilización e información

Por último, el Ministerio de Consumo ha establecido una línea de trabajo continuo, de la mano de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), para la puesta en marcha de campañas de sensibilización e información en alimentación saludable. La última de estas campañas, lanzada hoy con motivo del Día Mundial de la Alimentación, sigue poniendo el foco en la necesidad de bajar el consumo de azúcares en nuestro país. Bajo el lema El azúcar mata, Consumo quiere que la sociedad tome consciencia de los riesgos que conlleva la ingesta de alimentos procesados ricos en azúcares añadidos.

DOCUMENTOS ADJUNTOS