viernes, 17 de enero

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

La sociedad española no está preparada para un referéndum de autodeterminación

Aitor Esteban, portavoz del PNV

Economía

"Frente a la actual coyuntura internacional los países nórdicos se presentan como una ventana estable de oportunidades para las empresas castellano-manchegas"

Imprimir noticia

Tras la última edición de IMEX Castilla-La Mancha charlamos con Rubén de Pedro, director y cofundador de Rusbáltika, empresa de consultoría especializada en comercio internacional y en concreto en los mercados bálticos, nórdicos y euroasiáticos. Con él analizamos la situación actual de las exportaciones de la región y las oportunidades que ofrecen estos mercados para las empresas castellano-manchegas.

¿Cómo ha visto el clima exportador de la región y qué conclusiones ha obtenido después de su participación en esta última edición de IMEX en Talavera de la Reina?

En general se ha notado un incremento del interés de las empresas por exportar y sobre todo por diversificar mercados, que quizá tenga mucho que ver con el repunte de la batalla comercial entre Europa y Estados Unidos. Aproximadamente la mitad de las exportaciones de Castilla-La Mancha a EEUU se verán afectadas por el nuevo arancel del 25%, que a partir de ahora se aplicará a productos clave de la región como el vino, los productos lácteos o el aceite.

No obstante hay que ser positivos y donde se cierra una puerta se pueden abrir ventanas a otros países todavía parcialmente explorados y que pueden suponer nichos de mercado muy interesantes para muchas empresas.

Los países nórdicos han sido considerados por las Naciones Unidas como un ejemplo a seguir en materias como la educación o el desarrollo económico sostenible. ¿Qué medidas políticas cree que se deberían tomar para favorecer el desarrollo y la internacionalización de nuestras empresas?

En primer lugar en materia fiscal hay que apostar por la simplificación burocrática y la eliminación de las barreras regulatorias que frenan el crecimiento de nuestras pymes, que son las que más dificultades enfrentan a la hora de iniciarse en los mercados exteriores. La digitalización de todos los trámites administrativos debería ser algo habitual, como ya ocurre por ejemplo en Estonia, que ha sido reconocida como el país con mayor capacidad digital de Europa, por ser una combinación excelente de talento, medio ambiente e innovación.

En segundo lugar es imprescindible apostar por la movilidad y adaptar los modelos de formación a las demandas del mercado de trabajo. En ese sentido el sistema educativo finlandés basado en la investigación y en la formación continua es un claro modelo de éxito y sin duda un ejemplo a seguir.

¿Qué oportunidades ofrecen los países nórdicos a las empresas españolas?

Escandinavia en general ofrece numerosas oportunidades para las empresas españolas, tanto por su capacidad adquisitiva como por las ventajas geográficas y de coste que ofrece nuestro país para la externalización de procesos vinculados a las nuevas tecnologías, los servicios y el turismo.

Finlandia ha avanzado rápidamente para digitalizar una amplia gama de servicios gubernamentales, con el objetivo de desarrollar una infraestructura avanzada de gobierno electrónico, con lo que ello supone de oportunidades para las empresas españolas que ofrecen soluciones dirigidas al sector público.

Igualmente, los países bálticos ofrecen oportunidades en sectores como el inmobiliario, que ha despertado con fuerza, o los de maquinaria y bienes de equipo.

Estonia ofrece oportunidades en software de automatización de procesos, aplicaciones dirigidas al sector logístico como centro neurálgico de la logística entre Rusia y la Unión Europea y soluciones dirigidas a ciudades inteligentes y al sector sanitario.

¿Y a las empresas castellano-manchegas en particular?

Con la industria de alimentación y bebidas como motor principal de las exportaciones de la región y frente a la actual coyuntura internacional, los países nórdicos se presentan claramente como una ventana estable de oportunidades para productos alimenticios de calidad en países como Suecia o Dinamarca, donde lo bio, lo ecológico o lo orgánico no es una moda, sino un hábito de consumo que se encuentra en plena explosión y cuya demanda seguirá creciendo según todas las previsiones.

¿Aparte de los productos agroalimentarios existen oportunidades en otros sectores de la región?

Desde luego. Abarcan desde maquinaria eléctrica y pesada, pasando por bienes de equipo y automóviles, hasta los productos químicos y siderúrgicos. Además del sector TIC, que ya hemos comentado, y donde tenemos constancia de que existe un número creciente de empresas castellano-manchegas que buscan abrirse paso en estos mercados.

En pocos años Rusbáltika se ha consolidado como consultora de referencia para organismos regionales, instituciones y empresas en países tan particulares como los nórdicos o mercados tan complejos como el ruso. Más allá de conocer los idiomas y la cultura de cada país, ¿cuál es el secreto?

Bueno, en realidad contamos ya con una presencia de más de diez años en estos países, que nos han servido para adquirir un conocimiento exhaustivo de la idiosincrasia y de las particularidades a la hora de negociar en cada uno de estos mercados, detectar nichos de oportunidad en los diferentes sectores y desarrollar sobre el terreno numerosos proyectos que desde España hubiese sido imposible afrontar. No hay mayor secreto que la perseverancia en un trabajo concienzudo y en una estrategia basada en abordar cada proyecto como propio, con todas las implicaciones que ello conlleva. Si además te rodeas de los mejores profesionales, los resultados acaban por llegar.

¿A cuantas empresas han ayudado a exportar en todos estos años? Aproximadamente…

Exactamente ahora mismo no te puedo decir, pero creo que habremos trabajado con cerca de 300 empresas, de unos 7 países diferentes.

Se dice pronto…¿Y castellano-manchegas?

Precisamente venimos de organizar recientemente una misión comercial en los países bálticos de cinco empresas castellano-manchegas con la Cámara de Ciudad Real, impulsora de numerosas acciones de promoción internacional y con la que colaboramos estrechamente. De cara al próximo año tenemos previsto llevar a cabo otras tantas acciones comerciales con la Cámara y con el apoyo del IPEX que permitan incrementar la presencia de productos de la región en estos mercados.

¿Cómo ve el futuro de las exportaciones de la región y a qué retos se enfrentan las empresas castellano-manchegas a la hora de exportar?

Las previsiones de crecimiento de las exportaciones de la Comunidad siguen siendo buenas, con Ciudad Real como provincia más exportadora. No obstante en un mundo cada vez más dinámico y cambiante, frente a un escenario de ralentización de la economía, de incertidumbre con respecto a un posible Brexit sin acuerdo y de guerra comercial con EEUU, diversificar destinos se convierte en una obligación para las pymes y micropymes. En ese sentido los países del norte de Europa ofrecen oportunidades muy interesantes para las empresas de la región, por la demanda creciente de productos de calidad y porque no presentan las barreras de entrada o la saturación de otros mercados más tradicionales.