domingo, 8 de diciembre

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

La policía de Los Ángeles me pateó el culo tres veces y me lo merecía. Me alegro

James Ellroy, escritor

Sanidad

Hipertensión, diabetes, colesterol, tabaquismo y obesidad, factores de riesgo a evitar para prevenir los accidentes cerebrovasculares

Castilla-La Mancha fue pionera en la implantación en 2009 del Código Ictus para trasladar a los afectados a los centros hospitalarios de referencia preparados para realizar los tratamientos de trombólisis o trombectomía

Imprimir noticia

La presión arterial y los niveles de colesterol elevados, la diabetes, la obesidad, el tabaquismo y la vida sedentaria son factores de riesgo que predisponen a la aparición de un accidente cerebrovascular, como se encargan de recordar desde la Sociedad Española de Neurología y la Asociación Freno al Ictus, que mañana conmemoran con diversos actos el Día Mundial del Ictus.

Existen dos tipos de ictus, el isquémico o infarto cerebral, que se produce a raíz de la oclusión de una arteria a causa de un trombo, y el hemorrágico o derrame cerebral, causado por la rotura de un gran vaso.

El 80% de los ictus son del primer tipo: Para deshacer los trombos se utilizan dos técnicas, la trombólisis o apertura del vaso con un fármaco intravenoso, y la trombectomia, la disolución o extracción del trombo mediante un catéter.

La posibilidad de que estos tratamientos tengan éxito y se minimicen las secuelas del ictus para el paciente pasa en primer lugar por constatar que está sufriendo un accidente cerebrovascular. Los síntomas más claros son los que recoge la “escala de Cincinnati”: trastorno del lenguaje, farfulla o pronuncia frases incoherentes, asimetría facial, se le cae la comisura del labio, y pérdida de fuerza de uno de los brazos, es incapaz de mantenerlo levantado.

En caso de que se sumen estos tres síntomas, la persona afectada ha de recibir atención médica cuanto antes a través del 112 para que se ponga en marcha el operativo diseñado para estos casos y el hospital de referencia esté prevenido.

Con esta intención, Castilla-La Mancha fue de las primeras comunidades autónomas en poner en marcha en 2009 el “Código ictus” para agilizar el traslado de los afectados a un centro hospitalario preparado para atenderles.

El código fue actualizado el año pasado. Se amplió la ventana terapéutica de la trombólisis hasta cuatro horas y media y la de aplicación de la trombectomía mecánica hasta las siete horas desde el inicio de los síntomas. Además se abrió la posibilidad de incluir en el tratamiento a pacientes de mayor edad.

Los hospitales de Toledo y Albacete son los de referencia regional para la realización de trombectomías. Los tratamientos de trombólisis los aplican los hospitales de Alcázar de San Juan y de Ciudad Real, que es de referencia para toda la provincia, salvo para el cuadrante noreste que depende de La Mancha Centro, y que el año pasado atendió a doscientos pacientes aquejados de un ictus.