jueves, 17 de octubre

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Abrir una sala para pacientes de cáncer es más grande que ganar el Mundial

Ricky Rubio, baloncestista, campeón del mundo de selecciones

Política

Sánchez: "El 10N podemos cerrar una etapa de inestabilidad y abrir una de estabilidad con un Gobierno fuerte y progresista"

El presidente en funciones y líder socialista subraya la importancia de que se forme un "buen Gobierno" para abordar los grandes retos, y lamenta se haya conformado "un bloque con un único objetivo: ir contra el PSOE"

Imprimir noticia

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno en funciones y secretario general del PSOE, afirmó este jueves que “el próximo 10 de noviembre hay una oportunidad de cerrar una etapa de inestabilidad y de abrir una de estabilidad con un Gobierno fuerte y coherente”. A juicio del líder socialista, a España le conviene cerrar “una fase de inestabilidad” para poder abordar retos como la calidad del empleo, la mejora de la educación, el sostenimiento de las pensiones o la lucha contra la violencia de género con políticas progresista. Por ello, concluyó, es clave que tras el 10N se forme “un buen Gobierno, y no cualquier Gobierno”.

El líder de los socialistas planteó estas reflexiones en un especial de Al Rojo Vivo, emitido en La Sexta. A preguntas de Antonio García Ferreras, el presidente del Ejecutivo en funciones admitió que comprende el “hastío y la contrariedad” de aquellos ciudadanos que no entienden por qué es necesario volver a votar, e hizo un llamamiento a acudir a las urnas para “salvaguardar las instituciones”, “lograr mayor estabilidad” y para que aquellos partidos que no ganaron las elecciones desistan de bloquear la formación del único Gobierno posible, el liderado por el PSOE, claro vencedor de los comicios.

 



 

 

En este sentido, manifestó que “los ciudadanos tienen una gran oportunidad” de votar con “más información”. Por ejemplo, sobre Unidas Podemos, que “por cuatro veces ha impedido la formación de un Gobierno del PSOE” y que ha demostrado que “cuando no se hace lo que quiere el señor Iglesias”, es incluso capaz de “arramplar con el Gobierno del Ayuntamiento de Madrid y con la alcaldesa Carmena”. También saben más, prosiguió, sobre Ciudadanos, que se ha sumado al PP y a la ultraderecha y que expulsó a Manuel Valls cuando propuso apoyar a Ada Colau para evitar que ERC se hiciera con la Alcaldía de Barcelona. Y, finalmente, la ciudadanía también ha constatado que el PP se ha sumado al bloqueo, provocando elecciones.

Preguntado por las negociaciones con Unidas Podemos, Sánchez recordó que el PSOE le hizo “cinco propuestas para el entendimiento”, incluido un Gobierno de coalición, y lamentó que Iglesias insistiera en un “cogobierno” que dejaba carteras de suma importancia en manos de “personas que no tienen experiencia de gestión alguna”. La formación de un gabinete de esas características, explicó, habría generado inestabilidad y habría sufrido crisis internas, por ejemplo, en la cuestión territorial: “Serían dos gobiernos en uno. Un Gobierno del PSOE defendiendo la Constitución y otro de Unidas Podemos defendiendo que hay presos políticos y que en España no se respetan los derechos humanos”.

 



 

 

Por ello, dijo Sánchez, y ante los intentos de Iglesias de imponer un planteamiento “inviable” y el rechazo de Unidas Podemos a ocupar una vicepresidencia social y ministerios como el de Igualdad, Sanidad o Vivienda, el líder socialista antepuso “que haya un Gobierno cohesionado, compacto y con una sola dirección” a su “interés personal” por ser presidente: “Yo hoy podría ser presidente del Gobierno, pero sería un presidente del Gobierno que no dormiría por la noche”, resumió Sánchez, que reiteró su apuesta por un “Gobierno progresista que no dependa de las fuerzas independentistas”.

De cara a las elecciones del 10 de noviembre, avanzó que las 370 medidas programáticas ofrecidas a Unidas Podemos y que nacieron de una ronda de reuniones con la sociedad civil se incorporarán al programa del PSOE, y que se creará “un comité de la sociedad civil para evaluar el cumplimiento de esos compromisos”. Se tratará de un “órgano aledaño al Gobierno” que fiscalizará el cumplimiento del programa por parte del Ejecutivo, según señaló Sánchez, quien concluyó con un llamamiento a la “estabilidad” para afrontar con garantías los desafíos que afronta España.