jueves, 17 de octubre

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Abrir una sala para pacientes de cáncer es más grande que ganar el Mundial

Ricky Rubio, baloncestista, campeón del mundo de selecciones

Sociedad

El prestigioso arqueólogo Manuel Santonja visitó el Museo Arqueológico de Porzuna

En poco más de dos meses, alrededor de 3.000 personas de diferentes puntos de España y de otros países han pasado por este nuevo museo

Imprimir noticia

El prestigioso arqueólogo Manuel Santonja, del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH) visitó el Museo Arqueológico de Porzuna para conocer de primera mano esta nueva infraestructura que desde hace poco más de dos meses forma parte de la oferta turística de la localidad.

Acompañado por el alcalde porzuniego, Carlos Jesús Villajos; por el concejal de Turismo, Ángel Luis Rojas; y por el presidente de la Asociación Amigos del Museo Arqueológico de Porzuna, Godofredo Úbeda; Santonja recorrió el Museo y destacó la importancia de los yacimientos de la zona de Porzuna, que fue un enclave importante en el Paleolítico Inferior y Medio.  

Junto a integrantes de su equipo de excavaciones, el arqueólogo, que ha dirigido numerosas investigaciones en yacimientos Paleolíticos de España y de Tanzania, resaltó el trabajo realizado en el Museo para que el visitante pueda entender de forma sencilla este importante periodo prehistórico.  

El alcalde, Carlos Jesús Villajos, le dio las gracias por aceptar la invitación y visitar esta instalación museística que “pretende acercar al público cómo era la vida en el Paleolítico y poner en valor los importantes yacimientos arqueológicos que alberga Porzuna”.

Del mismo modo, dejó abierta la posibilidad de colaborar en futuros trabajos de excavaciones que puedan llevarse a cabo en los yacimientos arqueológicos del entorno de Porzuna “puesto que, como mantienen algunos expertos, nuestro pueblo cuenta con un poblamiento paleolítico inicial en el achelense inferior arcaico que lo convierte en el yacimiento arqueológico más importante del mundo de este periodo histórico”.

Por su parte, el concejal de Turismo, Ángel Luis Rojas, destacó la buena acogida que está teniendo el Museo Arqueológico y el interés que ha despertado entre los amantes de la arqueología. En este sentido, indicó que en poco más de dos meses, cerca de 3.000 personas han visitado esta instalación, entre ellos, turistas llegados de diferentes puntos de Castilla-La Mancha, pero también de Madrid, Extremadura, Cataluña y Andalucía, e incluso de Tailandia, Reino Unido, Alemania, Francia y Canadá.

Rojas también adelantó que desde el Ayuntamiento se va a trabajar por darle más difusión y promoción este Museo en el que está previsto que se instale la Oficina Turística de Porzuna “puesto que nuestro pueblo tiene recursos y atractivo suficiente para atraer a visitantes y queremos darle un importante impulso al turismo como motor de riqueza y empleo”. Asimismo, ha dado las gracias a Luis Cortina, miembro de la Asociación Amigos del Museo y aficionado a la fotografía, por la realización de fotografías de esta visita.  

El Museo Arqueológico de Porzuna, que está situado en la calle Toledo junto a la Casa de Cultura, cuenta con una superficie total de unos 140 metros cuadrados, distribuidos en dos plantas. En la planta inferior, se encuentra la zona expositiva sobre los orígenes de Porzuna en el Paleolítico Inferior y Medio, donde pueden observarse piezas arqueológicas únicas como bifaces, hendedores y raederas de los periodos Achelense y Musteriense. Asimismo, se muestra el estilo de vida, cómo se asentaban y cómo sobrevivían a base de la caza y semillas.

Por su parte, en la planta superior, alberga una sala para conferencias y actos, además de un espacio para laboratorio de arqueología que de momento se utiliza como sede de exposiciones temporales.

El Museo permanece abierto de martes a domingo, en horario de 10,30 a 13,30 horas. Hasta el próximo mes de diciembre, en la planta superior del museo se puede contemplar una exposición dedicada a la Escuela de mitad del siglo XX, en la que se ha recreado un aula de la época con sus clásicos pupitres de madera, el braserillo que llevaban los alumnos, libros y pizarras de entonces y la típica mesa del profesor con biblia y crucifijo.