domingo, 23 de febrero

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

La vida son dos días y la mitad es de noche

Jesús Álvarez, periodista y pregonero del Carnaval de Miguelturra

Estreno en Royal City

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Imprimir crítica

Pavarotti ()

Director: Ron Howard

Intérpretes: Documental... Luciano Pavarotti

Sinopsis: Documental sobre la vida y carrera del mítico cantante de ópera italiano Luciano Pavarotti (1935-2007), uno de los mejores tenores de todos los tiempos.

Crítica de José Luis Vázquez

Valoración: 5 estrellas

Emoción, el cine, el arte en general, es emoción, lo tenía claro hace muchos años y me reafirmo de manera rotunda en el otoño de mi vida y tras 35.000 películas vistas, en la buchaca…A fe que la misma se vierte con gran generosidad en este amplio, sentido y precisamente emotivo recorrido por la obra, vida, logros, bondades y flaquezas, luces y alguna sombra referida a afectos de la vida del extraordinario, mítico, frágil y mediático tenor italiano Luciano Pavarotti. Despliega intimismo de primera sin resultar impertinente ni tirar de comadreo.  Todo ello desde un sincero, muy afectuoso y respetable reconocimiento.

El excelente cineasta norteamericano Ron Howard muestra admiración, mucha admiración en la plasmación de este homenaje completo que afecta al hombre, al personaje, al filántropo y al artista. Lo lleva a cabo mediante una destacada y elaborada labor de montaje, como demuestra en numerosos pasajes, por ejemplo –no es cuestión desbrozarlo en exceso- en suspenso una pregunta acerca de cómo se considera personalmente que será contestada por el propio entrevistado bastante metraje después, justo tras haber sido repasadas con generosidad diversas parcelas de un tipo que ya de por sí, nos caía francamente bien a muchos… y que la película corrobora con creces el porqué de esa impresión que albergábamos algunos.

Lo de Howard es de verdadero escandalazo, como lo de Robert Zemeckis y tantos compatriotas suyos, que no son estudiados en profundidad por sesudos colegas, pero que llevan tiempo mostrando su dedicación y aptitudes para hacer películas. Su filmografía casi alcanza ya las 30 y ahora se ve coronado por esta espléndida aportación, no ya solo muy completita en cuanto a testimonios –el de las mujeres de sus vidas es francamente revelador- y documentación.

Ni que insistir creo que deba en que algunas de las selecciones musicales (de RIGOLETTO, TOSCA, AIDA, LA TRAVIATA, TURANDOT, temas como O SOLE MIO o el AVE MARIA), arias suficientemente conocidas para los melómanos, ponen el nudo en la garganta en varias ocasiones. Pero a mí otros tramos de su desarrollo me provocan aún más lagrimones, testimonios de las que fueron sus parejas, de sus hijas, una preciosa historia de amor con una chica treinta y cuatro años más joven, reflexiones acerca de la vida tras haber vivido y superado algún episodio de infancia que le puso al borde de la muerte, reafirmaciones de amistad…

Al respecto me siento orgulloso como español –ya supongo que es algo en desuso en estos tiempos, pero como comprenderán me trae al pairo- de ese admirable maridaje y perfecta unión con los autóctonos Plácido Domingo (excepcional profesional, lo otro lo dejo para la justicia si ha lugar) y José Carreras, al cual el cantante italiano apoyó de manera incondicional tras serle diagnosticada al catalán una leucemia de la que afortunadamente acabaría saliendo.

A quien no le guste la ópera tiene motivos más que suficiente para que si no abrazarla, sí se asome a la misma con curiosidad, divulgación, respeto y amenidad. Sin ir más lejos, yo que tan solo me considero aficionado a determinados fragmentos, salgo gozoso de esta proyección. Pero, principalmente, por la humanidad y el buen cine que destila este trabajo ejemplar, por el buen rollito y los mejores sentimientos que destila en una época en que hacerlo, encima con tanto estilo y desenvoltura, no parece lo más habitual o adecuado.

Positiva en todos sus términos, emocionante, intimista, esclarecedora si me apuran, divulgativa, es una cita que ningún mediano cinéfilo ni espectador curioso debería perderse. Y por una vez el reconocimiento, la admiración no están reñidos con el empacho o la gazmoñería. Es una hagiografía pura y dura, sí, pero con sello propio y creativo apasionamiento.

Es el tercer gran título en salir a la palestra este 2020, tras RICHARD JEWELL y EL OFICIAL Y EL ESPÍA.

José Luis Vázquez