viernes, 7 de agosto

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Estreno en Royal City

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Imprimir crítica

Midway ()

Director: Roland Emmerich

Intérpretes: Ed Skrein, Woody Harrelson, Patrick Wilson, Luke Evans, Aaron Eckhart, Nick Jonas, Mandy Moore, Dennis Quaid, Darren Criss, Luke Kleintank, Alexander Ludwig, Mark Rolston, James Carpinello, Tadanobu Asano, Jake Manley, Ellen Dubin, Keean Johnson, Kevan Ohtsji, Brandon Sklenar, Russell Dennis Lewis, Tyler Elliot Burke, Nobuya Shimamoto, Garret Sato, Robert Crooks, Johan Strombergsson-Denora, Alexandre Dubois, Michael Daniel Murphy,

Sinopsis: Año 1942, Segunda Guerra Mundial. Después del devastador ataque sorpresa que destruyó Pearl Harbor, la Armada Imperial Japonesa se prepara para un nuevo ataque. Pero el Almirante Nimitz (Woody Harrelson) y Dick Best (Ed Skrein), el mejor piloto de la armada estadounidense, preparan un contraataque al imponente ejército japonés. Dick encabezará un ataque masivo que hará que Japón se dé cuenta de su error. Una decisión que cambió el curso de la historia para siempre. Mientras estos dos titánicos enemigos emprenden una letal batalla para cambiar el rumbo de la guerra, todas las miradas se vuelcan hacia la remota isla de Midway, donde una serie de impactantes ataques aéreos y marítimos pondrán a prueba la potencia y la fortaleza de ambas naciones. (FILMAFFINITY)

Crítica de José Luis Vázquez

Valoración: 4 estrellas

Tengo la sensación –solo a nivel de prestigio, conste en acta… y al fin y al cabo dictaminar no deja de resultar un tanto aleatorio- de que algunas películas y cineastas están sentenciados de partida por muchos colegas de profesión (yo también lo he practicado… con Godard, Resnais, Oliveira y similares). Sucedió recientemente con BOHEMIAN RHAPSODY –alguno que otro tuvo que enmendar la plana… porque a ello también se suma la fea costumbre de sentenciar antes de conocer-. Y ocurre, ha ocurrido a lo largo de su carrera con el director de origen alemán, completamente norteamericanizado (hasta el punto de ser más yanqui que los mismos yanquis, de eso entiendo algo) Roland Emmerich.

 Emmerich es un tipo que hace un cine desprejuiciado, de género, con elevado presupuesto pero con alma de serie B, sin mostrarse jamás ni pretencioso ni trascendente y que se puede gozar en cualquier momento y lugar. Y no dejando de ser prácticamente nunca un clásico moderno con espíritu “pulp” tengo la sensación que MIDWAY tal vez no sea el mejor trabajo de su carrera (ese correspondería a 2012 o EL DÍA DE MAÑANA, incluso les confieso sin arrobo alguno mi querencia por la desfachatez sin sonrojo alguno que esgrimiera en INDEPENDENCE DAY, 10.000 a. C., STARGATE o GODZILLA, e incluyo trabajos más sorprendentemente serios como ANONYMOUS), pero sí es posible que se pueda considerar el de hechuras más tradicionales, al estilo del viejo y añoradísimo Hollywood dorado, lo cual no es óbice para que reivindique igualmente el actual.

Resumiendo… me lo paso francamente bien con su cine, me divierte mucho y desde luego los amantes de los efectos especiales rara vez –aun cuando se ha puesto más seriote- podrán tener queja. Al respecto, esta épica producción bélica sobre una de las batallas más famosas de la Segunda Guerra Mundial (en la que participaría filmándola sobre el terreno John Ford, en un episodio aquí reflejado breve pero muy oportunamente) es un saludable empacho de ellos. Y he de decir que no me chirrían, es más, le confieren una nueva perspectiva al asunto, al “emplazar la cámara” en la cabina de los aviones o en tomas propias del mejor de los vídeojuegos.

Aparte, y pese a la dispersión inevitable de nombres y acontecimientos, es un ejercicio bastante divulgativo de lo allí acontecido en aquellos días de infamia tras el ataque de Pearl Harbour y de quienes participaran activamente en su desarrollo, mostrando un agradecible respeto –en esta época esto ya es posible, en pleno conflicto habría parecido disparatado- al enemigo japonés, emulando un gran título setentero titulado TORA! TORA! TORA!, aunque sin llegar a su maestría o al esgrimido en otra célebre batalla del Pacífico recreada por Clint Eastwood en CARTAS DESDE IWO JIMA-, o a cómo nos es presentado el perfil del legendario general Yamamoto, que acabaría falleciendo tras los hechos aquí narrados al ser abatido por la aviación norteamericana en las Islas Salomón.

Todo esto en mi caso se complementa con mi disposición y querencia por este tipo de cuestiones, sobre todo si vienen firmadas desde Norteamérica. Me gusta el reconocimiento a quienes se esforzaron en pelear por las libertades, y por supuesto, me trae al pairo que se me pueda acusar de patriotero (ya se sabe en esta bendita España que si se proclaman así nacionalistas furibundos deben ser respetados  y mostrados como defensores de causas justas, no veo por qué hemos de acomplejarnos quienes nos sentimos orgullosos con nuestras señas de identidad ibéricas, sin por ello tener que restregar nada a nadie).

El reparto es numeroso a tono con el desfile de nombres que aparecen en pantalla, varios de ellos de enorme relieve en el devenir de los acontecimientos y de la propia Historia, como el almirante Nimitiz, encarnado por Woody Harrelson, en una nueva demostración –en los últimos tiempos- camaleónica y de aplomo.

Los amantes de este tipo de propuestas no deberían tener motivos para sentirse defraudados, o no demasiado en principio. Así lo espero, yo al menos la he disfrutado bastante: las secuencias de acción, la música, los rictus, los gestos heroicos, lo bien filmada que está…    

José Luis Vázquez