domingo, 22 de septiembre

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Defendemos la caza política y económicamente, como recurso sostenible que crea riqueza

José Manuel Caballero, presidente de la Diputación de Ciudad Real

Estreno en Royal City

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Imprimir crítica

El desentierro ()

Director: Nacho Ruipérez

Intérpretes: Leonardo Sbaraglia, Michel Noher, Jan Cornet, Francesc Garrido, Jelena Jovanoa, Ana Torrent, Jordi Rebellón, Arben Bajraktaraj, Nesrin Cavadzade

Sinopsis: La repentina aparición de una mujer albanesa en un pueblo de Levante provoca que Jordi, recién llegado de Argentina para asistir al entierro de un importante Conseller, decida investigar el pasado de su padre Pau, desaparecido hace 20 años y al que todo el mundo daba ya por muerto. Cuenta con la ayuda de su primo hermano Diego, hijo del político valenciano fallecido y ahora convertido en un escritor errante que vive retirado. Juntos emprenderán a contrarreloj la búsqueda de Pau.

Crítica de José Luis Vázquez

Valoración: 2 estrellas

Sinceramente, no sé si lo he leído por ahí o se me acaba de ocurrir, pero bien podría ser definido EL DESENTIERRO como un “noir levantino”. Eso sí… fallido. Sus intenciones son buenas, pero no basta solo con eso para alcanzar el reconocimiento… ni el amor, ni otras muchas cosas, aunque siempre es preferible partir de esa premisa.

En lo que sí parece haber coincidencia o cierta unanimidad entre buena parte de los de mi gremio (los que figuran en Filmaffinity principalmente) es que su mayor logro consiste en haber conseguido crear una atmósfera turbia, enrarecida. También en lo que respecta a la eficaz banda sonora de Arnau Bataller, y eso que a mí la electrónica del bakalao no me va mucho ni poco, simplemente no me va, pero reconozco que en esta ocasión acompaña adecuadamente el tiempo y lugar retratados.

El resto de cuestiones importantes, o una mayoría, cojea un tanto. Comenzando por lo que para mí y para tantos resulta fundamental, el guion. El aquí esgrimido padece de una notoria confusión narrativa y embarullamiento. Me cuesta seguir la enredadera de nombres y sus bruscos saltos temporales. Tendría que haber estado más pulido y especificado en sus diversos pasajes. Además, las diferentes tramas abiertas se desparraman de tal manera que me genera fatiga.

No me interesa mucho los asuntos de corrupción o relaciones familiares que expone, que figuran en su cogollo. Su tratamiento me parece simplón y escaso de garra. En todo caso, si tuviera que elegir, siendo floja también, preferiría su urdimbre de proxenetismo (pero tampoco está aprovechado).

Ofrece algún destello secuencial que se salva, como esa conversación entre Bruno Lomas y Tirana… Dados sus nombres, casi pareciera un encuentro entre cantante y capital europea, pero aseguro que así se llaman ambos… desconozco si ello supone algún homenaje, cuanto menos así lo creo en lo referido al popular rockero valenciano de los 70 (en su banda sonora figura un estupendo tema suyo). La referencia no es baladí, pues VEN SIN TEMOR supuso uno de sus hits más conocidos y bien podría haber resultado un perfecto subtítulo para esta película de pasiones a flor de piel, encanalladas, vividas por unos personajes en el filo de la navaja.

El caso es que ese déficit supone un grave lastre para el desarrollo de lo narrado. Y tampoco ayudan unas interpretaciones o bien un tanto excesivas o no muy creíbles, salvo la garantía que aporta y supone siempre la presencia del argentino Leonardo Sbaraglia (como Pau, el padre de Jordi enamorado de una joven prostituta, la Tirana citada anteriormente).

Pese a mi escasa indulgencia esta vez, habrá que seguir en cualquier caso la carrera del debutante Nacho Ruipérez.

José Luis Vázquez