jueves, 20 de septiembre

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Lo gratuito conlleva siempre una forma de dominación

Richard Sennett, sociólogo

Estreno en Royal City

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Imprimir crítica

McQueen ()

Director: Ian Bonhôte y Peter Ettedgui

Intérpretes: Documental.

Sinopsis: La historia de 'Lee' Alexander McQueen, de la pobreza a la riqueza, es un cuento de hadas moderno mezclado con uno gótico. Un muchacho de la clase obrera sin importancia del este de Londres aprovechó sus demonios y se convirtió en una marca mundial de moda para hombre y uno de los artistas más icónicos del siglo.

¿Cómo este rebelde punk revolucionó el mundo de cuchara de plata de la alta costura de París, marcando el comienzo de la era embriagadora y revolucionaria de la 'Cool Britannia'? ¿Y por qué, en el apogeo de la aclamación y el poder, acabó de forma sorprendente con todo?

Reflejando la belleza salvaje, la audacia y la vivacidad de su diseño, esta película es una revelación íntima del propio mundo de McQueen, tanto torturado como inspirado, que celebra un genio radical e hipnotizante de profunda influencia.

Crítica de José Luis Vázquez

Valoración: 5 estrellas

El mundo de la moda me es completamente ajeno. Matizo aún más, la moda y yo jamás hemos mantenido idilio alguno… y conste que no lo proclamo ufano, sino consciente de una de mis tantas carencias. Qué le vamos hacer, como diría Jessica Rabbit, “me han dibujado así”.

Por tanto, aunque me encontraba contento por la undécima victoria de Nadal en Roland Garros, por otra parte, asistía escéptico a ver esta “biopic” sobre la vida y obra del diseñador inglés Alexander McQueen, fallecido en 2010 por decisión propia (es historia, no hay por tanto spoiler alguno).

Teniendo en cuenta mis antecedentes tan nulamente interesados por los ambientes retratados y por un personaje al que jamás seguí en su trayectoria profesional, valoro aún más que esta película consiga captar mi atención desde el primer minuto y no baje el ritmo, más bien lo acreciente con ese dramático tramo final, hasta que aparecen los créditos con imágenes de una exposición póstuma en torno a alguna de sus grandes y revolucionarias creaciones.

Dividida en cinco segmentos, capítulos o grabaciones temáticas de vídeos caseros, penetra ejemplarmente en su personalidad compleja, sensible, excesiva y hasta atormentada, pese a su travieso sentido del humor.

Lo personal está perfectamente entremezclado con su faceta profesional. Con ese primer y escandaloso desfile en torno a violaciones para llamar la atención o el último, premonitorio, deslumbrante y visionario a propósito de la Atlántida y de fondos marinos… supongo que un reflejo inconsciente, como se sugiere, del ansia de volver al útero materno.

Me resulta inevitable no conmoverme con ese apartado en el que declara y se deja constancia del incondicional amor sentido hacia su madre. Es emotivo y revelador sin caer en sensiblería alguna.

Los directores y guionistas Ian Bonhôte y Peter Ettedgui consiguen un documental modélico, prístino en seguir la evolución del personaje retratado, con oportunos puntos de inflexión, que revela su habilidad para aprovechar un amplio y rico material casero (el hecho de que transcurra en un tiempo casi contemporáneo ha facilitado la disponibilidad).

Contribuye a ello a que el personaje McQueen, en cualquiera de sus facetas, resulta de lo más fascinante, tanto en sus certezas artísticas como en sus inseguridades personales. Me encantan aquellas escenas que recogen la pasión por lo que hace o toda la parte que recoge sus fastuosas y fantasiosas puestas en escena, pues casi considero más como tales a lo que fueron sus nada desapercibidos desfiles (e insisto apenas tenía idea tenía del sujeto en cuestión antes de verlo aquí, salvo alguna vaga referencia). Finaliza y tengo una medida bastante exacta del individuo y su arte.

También es importante esos toques musicales, más o menos minimalistas, que aporta otro referente de nuestro tiempo, Michael Nyman. Le confieren un adecuado toque sonoro a unas imágenes bulliciosas, variadas y generosas en contenido.

Peter Bradshaw, colega de The Guardian, sintetiza esta obra de manera perfecta, “sombría, exhaustiva, inteligente e informativa”. Pues eso, amén.

No la dejen pasar, indistintamente de que sean más o menos alérgicos al documental, a las biografías o a las pasarelas. Es un trabajo brillantísimo y a la altura de tan excepcional creador.

José Luis Vázquez