jueves, 22 de noviembre

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

El principal objetivo de Rusia es debilitar y dividir a Occidente

John Sawer, ex jefe del MI6

Diario de un Cinéfilo Compulsivo

 

Martes, 12 de junio

Imprimir artículo

Foto: John Sheffield, Maureen O'Sullivan, Johnny Weissmüller y Cheetah en Tarzán en Nueva York/Tarzan's New York Adventure

-Reciente la programación en el Deicy de la segunda entrega de la mejor serie cinematográfica de Tarzán, es un buen momento para recuperar la más divertida de las seis, TARZÁN EN NUEVA YORK (TARZAN´S NEW YORK ADVENTURE):

TARZÁN EN NUEVA YORK constituye la última producción de las seis emprendidas por la Metro Goldwyn Mayer en la década de los 30, sobre el mítico personaje creado por el escritor norteamericano Edgar Rice Burroughs, encarnado insuperablemente por el nadador y campeón olímpico Johnny Weissmuller, antes de que la RKO recogiese el testigo con otros seis títulos más.

Si tuviera que elegir tan solo dos de ellos y de todos los existentes en torno a su figura, estos serían el segundo y último de esa serie inicial, TARZÁN Y SU COMPAÑERA y el que aquí me ocupa.

La aventura del buen y noble salvaje trasplantado ocasionalmente a la Gran Manzana aparte de nostalgias y otros motivos, me gusta por dos muy concretos: su clímax final de diez minutos y su inequívoco toque de comedia, siendo la reina de la función la mona Cheeta/Chita.

Sin duda la entrega más humorística de todas ellas cuenta con una formidable actuación del primate, pues en realidad era él en vez de ella, que se encuentra con numerosas situaciones planteadas para su exclusivo lucimiento. Un momento destaca especialmente, que tal vez pudiera destilar un cierto racismo, pero que contemplado con perspectiva me mueve a la “benevolencia”, como es esa secuencia de la absurda conversación con un conserje negro, encarnado por el cómico Mantan Moreland.

Esta breve –tan solo 70 minutos- entrega también presenta un demasiado obvio, pero no por ello menos interesante, contraste del hombre de la selva con una civilización que queda relativamente malparada. Los avances tecnológicos se encuentran cuestionados en aras a un candoroso canto a la naturaleza. De hecho, algún colega ha llegado a definir tiempo después a su protagonista como un “libertario antisistema”.

Pero no proseguiré por este camino, porque creo que eso es ir más allá de lo pretendido por sus responsables, comenzando por su director Richard Thorpe, que no hacía afortunadamente gala de su apellido y que era todo un maestro del cine de aventuras, como volvería a demostrar en esta ocasión.

Por tanto, risas y vertiginosos lances constituyen la médula espinal de una película de sencillos diálogos, ninguna complicación existencial y dinámicas peripecias, como aquellas en las que vemos a Tarzán perseguido por la policía neoyorquina por puentes y rascacielos, mientras va trepando y saltando como si se encontrara en el más frondoso bosque de su hábitat natural.

Ver también reunida a la familia completa, a Boy (Johnny Sheffield) y a la entrañable y guapísima Jane (Maureen O´Sullivan, madre de Mia Farrow) en este paisaje tan atípico es motivo de sorpresa y confortabilidad.

El malo de la función, un codicioso cazador que rapta al crío, corre a cargo del magnífico característico Charles Bickford, uno de los dos patriarcas enfrentados –el otro era Burl Ives- en ese inmenso y majestuoso western titulado HORIZONTES DE GRANDEZA.

Lo dicho, de las más recordadas y encantadoras de la serie. A buen seguro a muchos traerá recuerdos de niñez y juventud. De cuando nos arremolinábamos en torno a la pequeña pantalla con verdadero deleite y avidez en aquellas entrañables sesiones de tardes de sábado setenteras/ochenteras.

-Entiendo que es un buen regalo –ahora que está a la vuelta de la esquina las vacaciones del curso escolar- para niños y mayores la programación dentro de VERSIÓN UCLM de la encantadora EL MALVADO ZORRO FEROZ (LE GRAND MÉCHANT RENARD ET AUTRES CONTES), último trabajo animado de uno de los responsables de la no menos encantadora –más aún si me apuran- ERNEST & CÉLESTINE:

Hace seis años –bueno, matizo, en realidad hace tres porque fue cuando realmente la descubrí gracias a un felicísimo pase televisivo en un canal de Movistar- disfruté de lo lindo de una producción animada proveniente del país vecino, ERNEST ET CÉLESTINE. Trataba, trata, sobre la amistad entre un oso que quiere ser músico en vez de juez tal como pretenden sus padres y de una ratoncita que no desea ser dentista tal como quieren disponer los suyos sino artista.

Exquisita, pura delicatessen firmada por el galo Benjamin Renner y los belgas Stéphane Aubier y Vincent Patar, inspirada en los libros infantiles de la autora e ilustradora –también belga- Gabrielle Vincent.

Pues bien, este que me ocupa constituye el siguiente trabajo del primero (según su propio comic), Renner, en tándem esta vez con su compatriota Patrick Imbert, director de animación de aquella.

Su título original es aún más preciso, EL MALVADO ZORRO FEROZ… Y OTROS CUENTOS. Efectivamente, son tres los propuestos, pequeñas historias envueltas bajo caparazón de fábula (La Fontaine podría ser su mayor referencia, pero igualmente Esopo), de gran ternura y fino humor, incluyendo la que da título al conjunto y que es la segunda en salir a escena, y nunca mejor utilizada esta expresión al ser expuestas mediante una representación teatral, que acaba erigiéndose en el nexo común. Gira en torno a uno de esos depredadores asalta gallinas que acabará revelando unos instintos insospechados. Y no sugeriré más.

La primera y la tercera, LA ENTREGA DEL BEBÉ y HAY QUE SALVAR LA NAVIDAD, la protagonizan idénticos personajes –un conejo, un cerdo y un pato- y sirven también para mostrar aspectos inéditos de la paternidad y del espíritu de la Navidad. Y tampoco aquí seré mucho más explícito.

Todas ellas transcurren en una muy peculiar granja de no menos peculiares moradores, todos ellos animalitos convenientemente humanizados y de roles cambiantes.

La diversión y el encanto están garantizados en todo momento y los destinatarios pueden ser de cualquier edad, desde los más menudos hasta los más longevos. Y es que cuando detrás late verdadera poesía, calidad, encanto, los años del receptor resultan lo de menos.

Las moralejas, varias y sagaces dentro de su aparente simplicidad, son evidentes y las puede firmar cualquiera con buena voluntad y tolerancia, como el hecho de buscar la felicidad por encima de los condicionantes que traten de imponer los demás, quienes no aceptan la propia y libre elección.

Un pleno disfrute artesanal de dibujos dinámicos, casi del cartoon más clásico, de sencillos trazos lineales, fondos acuarelados y miradas entrañablemente humanistas.

Primorosa en su sencillez.

Apostilla:

Más de 70 asistentes en pleno mes de junio me parece una gran cifra de espectadores para esta –en todos los sentidos- animada producción francesa de indudable encanto… a no ser que se sea alérgico al género.

La constatación de que hay vida más allá de Pixar o Disney. Sin ir más lejos, el cine galo viene aportando valiosas muestras en los últimos años (LAS TRILLIZAS DE BELLEVILLE/BIENVENIDOS A BELLEVILLE, EL ILUSIONISTA, BALLERINA…).

Sus mensajes, las moralejas extraídas, pues de una fábula tratamos (bueno 3 expendidas mediante breves piezas) podrían resumirse en intenta ser feliz sin hacer la puñeta de los demás.

El primero es el que esgrime el más genuino espíritu de cartoon. El segundo no le va a la zaga en este aspecto, pero lo que muestra sobre todo es un cambio de roles que desarma. Eso de que un zorro sea vegetariano y acabe sintiéndose protector, madre de polluelos y de gallinas resulta ya de partida –y sobre el terreno- francamente descacharrante.

El último de los episodios o segmentos es posible que pierda ligeramente gas, pero el conjunto final es de un gran encanto.

Presenta numerosas cualidades. Es alegre, vitalista, vistosa dentro de su elaborada sencillez y encantadora.

En esta VERSIÓN UCLM siempre he tratado de mimar mucho este género, programando no solo grandes títulos estadounidenses sino grandes e imaginativos exponentes de cinematografías diversas, desde asiáticas a europeas. Sirva como prueba de ello algunos de esos títulos que se han podido ver en estos cinco años que lleva en funcionamiento esta actividad cinematográfica patrocinada por la Universidad de Castilla-La Mancha: EL VIENTO SE LEVANTA, YOUR NAME, LA CANCIÓN DEL MAR, LA TORTUGA ROJA, LA VIDA DE CALABACÍN, LOVING VINCENT, YOUR NAME o COCO.