miercoles, 8 de abril

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Barricada Cultural

 

Romance de gañanía (de animales y espías)

por Fernando Aceytón Sorrentini

Imprimir noticia

Me entero de la existencia de un Director General de Bienestar Animal (¡Alucina, vecina!), cargo que ha recaído en un señor animalista (signifique ello lo que signifique), al parecer denunciado por dos trabajadores de su bar vegano (signifique ello lo que signifique) a los que, en un rapto de puro animalismo, acertó a aplicar la reforma laboral Rajoyana o Rajoyista, devolviéndolos a chiqueros cuando se encontraban de baja. Todo muy animal. Este tipo pretende que en un futuro los toros pasten para servir de carne, y posteriormente, que no pasten, por defunción masiva, del tipo de la extinción de los dinosaurios, porque su idea es acabar con la fiesta nacional (sí, nacional; que no todo va a ser castellers y aizkolaris), esto es, con las corridas de toros.. Claro que, con la Iglesia hemos topado. Mejor dicho, con los laicistas defensores de la Tauromaquia . Porque, dentro del Gobierno hay defensores, y poderosos, de la Tauromaquia. Sin ir más lejos, el hijo de D. Heliodoro Ábalos, Carbonerito, que sale en el Cossío. El padre del ministro de Fomento tomó su nombre taurino de la localidad que lo vio nacer, Carboneras de Guadazón, en Cuenca. Según la biblia taurómaca fue novillero en funciones sin caballos y en plazas de pueblos. En 1934, toreó 12 tardes; en 1935 no llegó a 10 y en el siguiente no se dejó oír su nombre. El final de la guerra también significó el fin de su carrera, pues Carbonerito lidiaba gratis en las plazas de los pueblos de la República, siendo definido en la época como una promesa por su arte y valor. Con estos antecedentes familiares tan toreros, resultaba una obviedad que M encargara una misión tan delicada como la de seducir a Delcy, la sinuosa y letal agente del malo (In)Maduro, a este Bond inclusivo y transversal. Tengo entendido que la misión resultó un éxito, habiéndose evitado la irrogación de serios perjuicios al Estado y yo no soy nadie para ponerlo en duda. Alguno de mis (des)informantes pretenden enredar con este asunto, con espúreas motivaciones políticas, y dicen que la misión comenzó a fraguar positivamente cuando ambos enfilaron hacia un local cercano a Barajas para bailar lambada. Lo que está claro es que Ábalos Jr. ha roto en seductor de división mundial, si nos atenemos a las declaraciones del gorila venezolano (animalismo en estado puro), que habla sin el menor pudor del secreto de Delcy, mientras ésta, picarona, sonríe arrobada.

Volviendo a los animales, a mí no me podrán tachar jamás de no velar por su bienestar. Soy, por tanto, un cumplidor nato de las instrucciones de tan benemérita Dirección General. A mi tortuga Claire, una Geochelone elegans o tortuga estrellada de la India, le he puesto una finca en Badajoz a su nombre y a Pepe, mi simpático Brookesia theli o camaleón pigmeo (con perdón) malgache, le llevo al cine todos los miércoles, a pesar de que se queda frito en cuanto las luces se apagan. En la ganadería familiar tan sólo se crían ejemplares de buey de Kobe (que no es lo mismo que Wagyu) exportados a España de forma altamente secreta por el mismo tipo que ha logrado sacar de Japón al expresidente de Nissan, y a los que se masajea el lomo y se les da el viernes un botellín de Mahou (aunque esto quizás no sea del agrado del citado Director General). Ni un pero pueden poner, oigan.

El vino recomendado esta semana es un Ribera de Duero (no soy un gran aficionado a estos vinos) que merece la pena, lo que significa que es caro, caro. Se trata del Hacienda Solano Finca Peña Lobera 2016. Hay que tener en cuenta que el vino es de la parte burgalesa de la D.O., y que detrás del proyecto se encuentra Toni Sarrión, de Bodegas Mustiguillo (grandes vinos con Bobal) y la enóloga alsaciana Sophie Khün. Nariz intensa, taninos muy presentes y un largo final. 96 puntos Parker y 60 pavos. Merece la pena.

Sigan con salud.

 

Foto: elcierredigital.com