viernes, 24 de enero

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

La libertad está en no vivir de lo que produces

Isidoro Valcárcel Medina, artista conceptual

Barricada Cultural

 

La invasión indonesia de Timor Leste

por María Delgado

Imprimir noticia

El 7 de Diciembre de 1975 se llevó a cabo por parte del Ejército de Indonesia la vergonzosa invasión del vecino país de Timor Leste, en plena efervescencia por su independencia de la metrópoli portuguesa.

Este hecho pasará a la Historia como uno de los momentos más abyectos de las descolonizaciones llevadas a cabo en la segunda mitad del siglo XX, ya que fue llevado a cabo completamente a espaldas de los timorenses, que se opondrían durante décadas a la ocupación de su tierra y a los abusos de los indonesios, y con la vergonzante complicidad de los Estados Unidos de América y Australia, entre otros, que aprobaron, e incluso llegaron a subvencionar la anexión.

Timor era un país pequeño y modesto, que ocupaba la mitad este de una isla en medio del territorio indonesio, y debido a la enorme distancia, y el delicado momento histórico que atravesaba su metrópoli, con la Revolución de los Claveles todavía coleando, no tuvo quién moviera un dedo por defender sus intereses. Y es que la vecina Indonesia, en manos del General Suharto, llevaba tiempo ambicionando la tierra de sus vecinos, y disfrazaba sus apetencias como ayuda a la descolonización.

Una vez establecidos en Timor Leste, los indonesios cometieron contra la población indefensa toda clase de atrocidades y atropellos, desde saquear sistemáticamente las ciudades, a matar a pueblos enteros, u obligar a los padres a asesinar a sus propios hijos. Años de oscuridad y miedo se cernieron entonces sobre la ex colonia portuguesa, que no lograría de nuevo su independencia hasta 1999, tras un referéndum pactado entre Indonesia y Portugal, auspiciado por la ONU, a causa de las protestas internacionales que sacudieron el mundo en aquellos años en que valientes periodistas comenzaron a destapar las monstruosidades vividas por los timorenses bajo el régimen dictatorial indonesio.

Al conocerse el resultado del referéndum, que dio un masivo apoyo a la independencia, los militares indonesios desataron una nueva ola de terror en el pequeño país, como venganza. Millares de personas murieron y otras muchas desaparecieron. En septiembre de ese año 99, las fuerzas militares de la ONU llegaron a Timor para pacificar la región, y se encontraron con un país totalmente arrasado.

Desde entonces, y hasta 2002, Timor Leste fue tutelado por las fuerzas internacionales, consiguiendo sus primeras elecciones democráticas el 14 de Abril de ese 2002. El 20 de Mayo del mismo año, obtuvo la independencia total.

Actualmente, el país sigue siendo democrático, con elecciones celebradas cada cinco años, y una Carta Magna basada en la de Portugal.

He querido dedicarle hoy un modesto recuerdo a tantos y tantos que murieron defendiendo su país, su cultura y sus costumbres. Lo tenían todo en contra, y resultaban insignificantes en el conjunto mundial, pero los timorenses nunca abandonaron la fe, y gracias a su resiliencia y su dignidad, lograron vivir de acuerdo a sus propias normas.

¡Nos leemos!

 

Foto: revcom.us