sábado, 20 de enero

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

La soledad es muy importante porque acota tu mundo

Martín Chirino, escultor

Opinión

Sucedáneos de la Navidad

Por Fermín Gassol Peco

Imprimir noticia

“Si no existiera la Navidad habría que inventarla”. Con estas palabras el director de orquesta se dirigía al público tras un concierto celebrado en estas fechas Un deseo al que sin duda se habrían sumado muchísimas personas más, presentes y ausentes en esa sala. Sin embargo, como bien dice, la Navidad ya está “inventada”. Sucedió en un diminuto lugar llamado Belén de Judá hace dos mil diez y siete años. Ese fue y sigue siendo el origen de la Navidad, de la auténtica Navidad y así la celebra el mundo cristiano desde entonces.

El término sucedáneo tiene varias acepciones. Puede hacer referencia a aquello que aparentando poseer propiedades similares, no contiene en valor, la riqueza de lo que desea parecer; también se utiliza para definir aquello que es pura imitación más o menos conseguida del objeto auténtico.

Con la Navidad sucede igual. La auténtica Navidad, la que da el verdadero contenido a la celebración de estas fechas, la fiesta de año nuevo es otra historia a la que no pretendo hacer referencia en estas líneas, es la conmemoración del Nacimiento de Jesús en un pesebre…porque no hubo lugar para ellos en la posada. Un Niño que nos anuncia la Buena Nueva de la Salvación. Un Niño que desde su inocencia, desnudez y pequeñez, nos trae nada menos que el regalo de poder ser personas nuevas.

Esta es la Navidad, la original Buena Noticia que a través de los últimos veinte siglos se viene conmemorando en muchos lugares de la tierra. Los demás reclamos o focos de la Navidad no son sino bonitos y agradables sucedáneos más o menos conseguidos, muchos de los cuales resultan ser además caros reflejos de lo que no es, ni debe ser la Navidad.

Y es que, ignorando lo que dijo ese director de orquesta, parece que estamos empeñados en querer inventar la Navidad otra vez o muchas veces, quizá porque la auténtica nos parece poco atractiva o quizá también porque no hayamos descubierto en ella su verdadero sentido, que no es sino una hermosa realidad que nos traspasa y nos invita a un cambio de actitud en nosotros mismos. Tan distante de esa idea de confundir a la Navidad con un momento para inundar nuestra vida de regalos y regalos…y poco más.

Porque ese desearnos ser felices, así sin más, se convierte en algo etéreo, indeterminado, a veces alejado de su auténtico sentido, dando paso a sucedáneos que se aproximan e imitan con más o menos acierto a esta idea y deseo original….pero que no encierran ni consiguen para nuestro desasosiego aquello que nos deseamos en estas fechas con tanta sinceridad. 

 

Comentarios (0)

Inserta un nuevo comentario

Utiliza el siguiente formulario para dejar tu comentario. Por favor, se respetuoso con el resto de usuarios. Todos los comentarios serán validados antes de aparecer publicados en esta web. 

[ciudadrealdigital.es no se responsabiliza de los comentarios dejados por los visitantes en esta web]

Enviar