sábado, 20 de enero

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

La soledad es muy importante porque acota tu mundo

Martín Chirino, escultor

Opinión

Amigos para siempre: nuestros perros y gatos

Por Aurea L. Lamela, psiquiatra

Imprimir noticia

Foto: diarioinformacion.com

Si las relaciones de amistad son muy importantes para nuestro bienestar diario ¿qué podemos decir del perro, el mejor amigo del hombre? ¿Y de los gatos, nuestro mejores acompañantes en el hogar, que han librado a los humanos de plagas de roedores a lo largo de la historia? Pues que han tenido y tienen una gran influencia positiva sobre la salud.

No me voy a dejar llevar por el amor a los perros y a los gatos para contar lo que pretendo. En primer lugar, quiero dejar claro que me parece que nadie debe tener un perro o un gato, si no los desea con fervor, ni siente por ellos amor. Porque los perros y los gatos, por muy beneficiosos que sean para la salud, no son juguetes, ni son un instrumento de salud. Los beneficios que aportan son por la interacción de afecto y amor con ellos; si no se puede sentir, no ayudará y es mejor no tenerlos. Ambas partes van a estar incómodas. Pero si se siente esa conexión con ellos, se convierten en miembros fundamentales de la familia y de la vida.

Las personas que tenemos perros ya sabemos por experiencia que son un miembro más de la familia, que son unos compañeros maravillosos y que dan alegría y son leales. Pero además está corroborado por investigaciones científicas: la relación que los perros mantienen con los humanos mejora nuestra salud física y mental. La convivencia diaria con perros, su cariño sincero y su nobleza, proporcionan sentimientos que aumentan las endorfinas y así se siente una gran satisfacción y más felicidad.

Varias investigaciones demuestran que los dueños de perros tienen más baja la tensión arterial y los niveles de colesterol, y menos afecciones graves que los que no tienen un perro. Asimismo, está demostrado que perros y gatos ayudan en el tratamiento de personas con diferentes enfermedades, ejerciendo una función positiva para su recuperación y estabilización. Por ejemplo, en The American Journal of Cardiology se publicó que los propietarios de perros y gatos tienen muchas más posibilidades de sobrevivir a un infarto y recuperar su salud que los que no los tienen. Estos pacientes tuvieron una evolución mejor y más rápida, incrementando el porcentaje de supervivencia un año después de haber padecido un infarto y menos probabilidad de fallecer a causa de un infarto.

Las personas que tienen perros suelen hacer más actividades saludables, hacen más ejercicio, dan paseos, corren y juegan con ellos. Así se mejora el bienestar psíquico y físico. Estos paseos facilitan la interacción aumentando las relaciones sociales con otros dueños de perros. El contacto físico con los perros o la necesidad que tienen de estar cerca de sus amos facilita que nos sintamos útiles, queridos y valorados. Nos protegen del estrés. Cuando una persona acaricia a un perro, o éste acaricia a la persona, aumentan los niveles de dopamina, un tipo de neurotransmisor que interviene en la sensación de placer. También variadas investigaciones demuestran que la interacción con gatos produce cambios bioquímicos en el cerebro que posibilitan la reducción del estrés y la ansiedad y mejoran notablemente la depresión.

Los gatos son, en muchos sentidos, unos desconocidos, o por lo menos mal conocidos; tal vez porque se les asoció a brujas, magos y curanderos. Miles de refranes sirven para desprestigiarlos pero nada más alejado de la realidad. A nivel de salud pública, el gato, como cazador doméstico de pequeños animales roedores que podían propagar enfermedades, fue un seguro de salud para el hombre. Así, paulatinamente, aumentó su rol de amigo y compañero doméstico hasta que se convirtieron en unos miembros más de las familias humanas. A pesar de ser muy autónomos, su vínculo con las personas se fundamenta en un pacto de respeto mutuo. Su elegancia y su aparente indolencia ocultan la gran intuición que tienen para saber cuándo sus humanos necesitan su cariño y ronroneo. La compañía de un gato, acariciarlo, o que él se frote contra su dueño, relaja, reduce el estrés, disminuye la tensión arterial y la frecuencia cardíaca. Su característico ronroneo (sonido que emite cuando está cómodo y seguro) aumenta el buen humor y proporciona confianza y seguridad a las personas. Así, la compañía que ofrecen y su forma de interactuar ejercen una acción positiva sobre la salud psíquica de las personas. Cualquier persona que tenga gatos sabe que son muy divertidos y que saben hacer reír a los humanos con sus comportamientos amenos y guasones, mientras juegan o demandan atención. Las risas y sonrisas que provocan reducen la ansiedad reduciendo los niveles de cortisol. La risa también se asocia a un corazón y a un sistema inmune más fuerte.

Los gatos y los perros también son beneficiosos para las familias, porque fomentan y refuerzan la comunicación entre padres e hijos y entre hermanos. Además, la convivencia familiar con animales enseña a los niños a responsabilizarse de ciertas tareas, a respetar y amar a otras especies, e influye en actitudes sosegadas y plácidas.

Los animales domésticos se están utilizando contra la ansiedad y el bajo estado de ánimo. Sus señales de afecto ayudan a personas convalecientes a recuperarse de su situación por su simple presencia. Muchos especialistas recomiendan a personas que viven solas su compañía, porque nos ayuda a comprendernos mejor y a aceptarnos tal cual somos. No nos juzgan, reciben cariño y lo devuelven de una manera completamente natural.

El trato diario con perros y gatos mejora la capacidad de empatía. El tomar conciencia de los sufrimientos y necesidades de otros seres. No solo son eficaces para mejorar la salud mental sino también para una convivencia más armónica y para hacer que seamos mejores personas.

 

Comentarios (0)

Inserta un nuevo comentario

Utiliza el siguiente formulario para dejar tu comentario. Por favor, se respetuoso con el resto de usuarios. Todos los comentarios serán validados antes de aparecer publicados en esta web. 

[ciudadrealdigital.es no se responsabiliza de los comentarios dejados por los visitantes en esta web]

Enviar