domingo, 18 de febrero

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

Dentro de 3.000 años España no existirá. Cataluña tampoco

José Álvarez Junco, historiador

Diario de un Cinéfilo Compulsivo

 

Miércoles, 14 de febrero

Imprimir artículo

Foto: Joan Fontaine y Louis Jordan en Carta de una desconocida/Letter from an Unknown Woman

-Les traigo este miércoles la crítica o reseña (como prefieran denominarla) de la segunda entrega de la trilogía de EL CORREDOR DEL LABERINTO, LAS PRUEBAS (MAZE RUNNER: THE SCORCH TRIALS), previa a la recientemente en cartelera LA CURA MORTAL, ésta última en principio la que pone fin a la saga. Vuelvo a respetarla tal cual la escribí con motivo de su estreno:

EL CORREDOR DEL LABERINTO (THE MAZE RUNNER) supuso una de las (varias) gratas sorpresas de 2014. Esta continuación de la trilogía literaria de James Dashner no comienza mal, lo hace justo dónde acababa aquélla, vuelve a mostrar algunas de las cualidades de su antecesora, tales como incertidumbre y tensión, pero acaba chocando con un escollo casi insalvable, el hartazgo que suponen estos relatos juveniles y distópicos, del tipo LOS JUEGOS DEL HAMBRE y DIVERGENTE. Situaciones archivistas (jóvenes enfrentados al poder adulto totalitario, grupos de resistencia, ¿a qué me suena esto?) o revueltas en una coctelera que alberga a zombis mutantes, revueltas sin fin y paisajes apocalípticos entre otras jeringonzas.

Precisamente en alguno de estos aspectos, en el diseño artístico o visual, se encuentran algunos de sus escasos méritos. Algo por otra parte que casi no podría ser de otra manera contando con presupuestos y profesionales de primera línea. Podría inclusive afirmar que su nivel formal no decae en exceso, pero entre que los personajes descubren aún más sus arquetipos, algunos carismáticos resultan rebajados de protagonismo (como el de Teresa encarnado Kaya Scodelario, único femenino de la primera entrega), otros directamente resultan insípidos y que la reiteración de situaciones se acaba haciendo agotadora, el saldo final no consigue esta vez ni tan siquiera el aprobado. A eso, sumen que los chicos que se ven engañados y sometidos a pruebas sin fin, no dejan de correr todo el rato, algo que acaba ocasionándome bastante fatiga.

Por otra parte, alarga en exceso su acción y esta acaba resultando un tanto farragosa. Todo esto acaba contribuyendo a que se imponga un ya contemplado sin ninguna aportación especial.

Ha vuelto a ser dirigida por Wes Ball, qué si bien me hizo confiar en que las virtudes inicialmente esgrimidas podrían ser potenciadas aquí, ha rebajado sus expectativas con esta mercantilista propuesta. Queda una tercera más que, probablemente, veremos en 2017/18. Lo único que pido a ciertos productores hollywoodienses es qué si van a seguir con esta tendencia, que al menos propongan algo con algún viso de atipicidad o algo más de entidad, pues mi límite ya había sido sobrepasado por los últimos capítulos de las anteriormente citadas LOS JUEGOS DEL HAMBRE o DIVERGENTE (también he de reconocer que algunas de sus entregas me engancharon). Pero claro, mientras los codiciados -por ejecutivos con tan solo chequera y poco amor al cine- espectadores adolescentes no digan lo contrario, me temo que la tendencia continuará al menos durante un tiempo.

Los fans de la saga seguramente no saldrán defraudados, lo digo por algún joven espectador que así me lo manifestó a la salida de la proyección. El resto de mortales, entre los que incluyo colegas de todo pelaje, seguiremos teniendo que poner velas, ya no sé si negras, ante cada convocatoria de estas características.

Ya saben… que los empachos de lo mismo pueden acabar atragantando. 

-Les doy mi palabra que no lo he hecho a propósito, pero aprovecho para ver en la madrugada del día de San Valentín, uno de los mayores monumentos del cine romántico, CARTA DE UNA DESCONOCIDA (LETTER FROM AN UNKNOWN WOMAN), claro que para muchos es una manifestación desquiciada de los efectos de Cupido. Juzgue cada uno:

En su exilio americano, Max Ophuls realizó varias obras muy importantes, entre las que destaca esta melancólica, embelesadora, exquisita, primorosa película, una de las cumbres del cine romántico y compendio de todas las virtudes, no siempre reconocidas, que adornaron su cine.

 Una tragedia en la que de nuevo la mujer vuelve a ser víctima del egoísmo del hombre y de la fatalidad (recordar su LIEBELEI), narrada con un rigor clásico enmarcado en la belleza de una maravillosa Viena recreada en decorados.

 Basada en la célebre novela de Stefan Zweig, Ophuls con su habitual delicadeza la convirtió en uno de los más apasionantes y patéticos estudios sobre la pasión amorosa que se hayan hecho jamás. Sobre una mujer que desde su adolescencia “hipoteca” su vida sentimental a un amor.

 Joan Fontaine, en las diferentes edades de la protagonista, está maravillosa, arrebatadora, tal vez nos ofrece la interpretación de su vida… y las tiene excelentes. Hasta el atractivo y más bien sosainas Louis Jourdan está bien.

 Sin duda, una de las grandes películas de todos los tiempos. Ha conocido nuevas versiones que no hacen sino resaltar la original.

 Obra maestra.

Comentarios (0)

Inserta un nuevo comentario

Utiliza el siguiente formulario para dejar tu comentario. Por favor, se respetuoso con el resto de usuarios. Todos los comentarios serán validados antes de aparecer publicados en esta web. 

[ciudadrealdigital.es no se responsabiliza de los comentarios dejados por los visitantes en esta web]

Enviar