miercoles, 28 de junio

Ciudad Real

Visita nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter
Buscar
Logotipo de Ciudad Real Digital

El capitalismo debe reinventarse. No puede ser que tengamos gente al lado pasando hambre

José Andrés, chef

Barricada Cultural

 

El santo (Literatura Random House)

por P. L. Salvador

Hasta hoy solo había hablado de los buenos libros. Pero ha llegado la hora de hablar también de los malos. De vez en cuando. Sobre todo si van firmados por alguien de renombre. «Sobre todo» porque: la firma no debería bastar: el editor publica textos, no autores: el renombre no debería puntuar. Vale, sé que hoy día solo puntúa el renombre. Pues bien, por eso voy a hablar de los malos libros escritos por autores de renombre.

En realidad, mi ʽprotestaʼ no va dirigida al escritor. Escribir algo mediocre no es punible. Publicarlo, sí. Nos dice Constantino Bértolo en ʽLa cena de los notablesʼ:

«Contra lo que generalmente se piensa, la crítica no es una instancia mediadora entre el escritor y los lectores. Ese papel corresponde a los editores, cuyo trabajo consiste en proponer a la comunidad o mercado aquellas lecturas que en su opinión ―criterio editorial― puedan satisfacer sus necesidades. El crítico analiza y valora esas propuestas y, por tanto, su trabajo le sitúa entre la edición y los lectores. La práctica es engañosa y tiende a hacernos pensar que los críticos hablan de escritores, cuando en realidad están hablando de propuestas editoriales. Esta reflexión debería aliviar algunos tradicionales resquemores que agitan de cuando en cuando las, en general, autosatisfechas aguas literarias. Sería bueno que los escritores entendiesen que la crítica no tiene como objeto sus obras en cuanto pertenecientes a su privacidad sino, y sólo, en tanto pasan por la decisión editorial de hacerlas públicas».

Mi crítica, en cualquier caso, va a tener una repercusión casi nula. Todo lo que hago tiene una repercusión casi nula. Pero eso ya lo sabrás tú (o lo sabrá usted). Empecemos. Hoy le toca a Literatura Random House. A una novela titulada ʽEl santoʼ. Escrita por César Aira.

ʽEl santoʼ es una novela ilógica, irrazonable, inconsecuente. Nos cuenta demasiadas cosas para ―finalmente― no contarnos nada. Con un estilo sin estilo. El argumento no se sostiene y la trama es aburrida. Como desaconsejo su adquisición, la destriparé en un párrafo:

Cuando un hombre santo, intuyendo que se acerca el final de su vida, decide regresar a su Italia natal, las autoridades, ante el miedo a perder la principal fuente de ingresos de la región, encargan su asesinato para conservar su cuerpo como sagrada reliquia. Naturalmente, el santo escapa, pero es hecho esclavo. Y ―¡viejo y todo!― se recorre media África, intimando con todo tipo de reyezuelos, príncipes y gobernantes. Incluso consigue enamorar a la reina Poliana. Y no solo enamorarla: también satisfacerla: el anciano que se iba a Italia a morir es ahora un semental ʽpurasangreʼ multilingüe. Para completar la historia, el asesino que no pudo asesinarle le ha seguido y se hacen amigos porque ahora es una asesino arrepentido que ―gracias a él― ha entendido que no vale la pena matar a nadie porque todos nos vamos a morir.

Remato esta crítica con un fragmento de la novela:

«La vagina de Poliana era tanto parte del sexo como del amor, eso el santo lo sentía en todo el cuerpo cuando la penetraba. Era un canal estrecho, como si hubiera sufrido muy pocas intrusiones, y éstas furtivas, sin una verdadera consciencia del volumen. Pero se abría a su embate como lo habría hecho una flor en los estadios sucesivos de su desarrollo, pétalo tras pétalo, con rocíos giratorios».

 

Foto: theguiltycode.com

Comentarios (2)

Inserta un nuevo comentario

Utiliza el siguiente formulario para dejar tu comentario. Por favor, se respetuoso con el resto de usuarios. Todos los comentarios serán validados antes de aparecer publicados en esta web. 

[ciudadrealdigital.es no se responsabiliza de los comentarios dejados por los visitantes en esta web]

Enviar